25 ANIVERSARIO ERMITA DE LA VIRGEN DE LUJÁN

¿A que llamamos ERMITA?

Ermita es una capilla o Iglesia pequeña dedicada a un santo o a una advocación Mariana, situada generalmente en una zona despoblada a las afuera de una población y en la que no suele haber culto permanente.

Hace hoy, exactamente 25 años, el 8 de diciembre de 1993 en el día de la Inmaculada Concepción de María, se inauguró la Ermita de la Virgen de Luján en el inicio del acceso a Villa Maza que recuerda a Carlos Hanndorf.

Todo diseño, en este caso de una Ermita, conlleva una simbología que determina las características del mismo.

En el caso que nos ocupa es el siguiente: “El gesto con que podríamos simbolizar un rezo, una oración, son las dos manos unidas. En nuestra Ermita cada uno de los muros curvos que se elevan y entrelazan en el centro, simbolizan a nuestros brazos que culminan en las manos unidas que, en el gesto del rezo, amorosamente abrazan a nuestra Madre del cielo con cariño filial. Pero la oración a nuestra madre no termina en ella, sino que a su vez, siendo ella intercesora de todos nosotros ante su hijo, nuestro Señor, las eleva a Él que por su muerte en la cruz nos redimió de todos los pecados. Y todos nosotros, el terrenal pueblo de Dios está representado por los maceteros en que nacen, crecen y se reproducen los frutos de la tierra. Las gracias que nos concede Dios, haciendo el recorrido inverso, llegan a nosotros pasando entonces por las manos de su Madre, nuestra Virgen de Luján completando así el ciclo infinito del ascenso de  nuestras plegarias y el descenso de las bendiciones y gracias que nos otorga Dios por medio de su intersección.”

Cuando se decide levantar la Ermita, y como muestra de la aceptación de esta inquietud, un grupo de damas recorren nuestro pueblo solicitando los aportes necesarios para su construcción. La respuesta fue más que generosa. Se pudo erigir, entonces, la Ermita que desde esa oportunidad pasó a ser el signo distintivo de Villa Maza.

En ese día ya lejano de 1993 aun no estaban concluidas las obras de pavimentación del acceso y ruta que no mucho más tarde se concluyeron.

Como dato curioso e inexplicable, o de múltiples explicaciones, los memoriosos recordarán que coincidiendo con la finalización de la ceremonia de inauguración de la Ermita, siendo las siete u ocho de la tarde se levantó un fortísimo viento huracanado, absolutamente inesperado, que nos acompañó hasta el regreso a nuestras casas. ¿Se debió la manifestación de este suceso a la intervención de alguien superior? Nunca lo sabremos. Pero quedó en el recuerdo de todos aquellos que lo presenciamos.

Y así con la inauguración de la Ermita se agregó un eslabón mas a la cadena de acontecimientos que nos permite asegurar que “así se escribe la historia”

Miguel Ángel Niccolini

 

Comentarios de Facebook

Comentarios