EL HOMBRE AL QUE LLAMABAN MAESTRO

Dondequiera que enseñó, dondequiera que sanó, dondequiera que pasó. Él lo cambió todo.  

 Después… todo cambió. El hombre al que llamaban maestro, amigo, se había ido.

Pero el milagro mas grandioso, aún estaba por acontecer.  Es que Él …vive.

Gracias a que Él vive si extiendes tu mano, si lo llamas, si clamas su nombre Él está aquí.

Entonces ahora y siempre Él está aquí. En las buenas, en las malas, en cada momento sin importar quien seas o quien hayas sido. El está aquí. 

En todo tiempo, sin causas perdidas, en todo lugar.

Él se levantó al tercer día. Él está aquí. El vive hoy.

Búscalo.

Comentarios de Facebook

Comentarios