COMO ÉRAMOS POCOS … LA ABUELA.

Quienes nos gobiernan desde hace 7 meses no terminan de cometer atropellos con la justicia con un fin harto conocido: blindar a la señora Vicepresidente con  una coraza que la proteja de sus presentaciones ante la justicia. Tanto han avanzado en esto que ya,  con la locura de intervenir y expropiar Vicentín dejaron de lado todos los recaudos legales a tener en cuenta cuando una empresa está en concurso de acreedores. No quiero detenerme en analizar el aspecto legal de este problema. Para eso están los abogados, fiscales y jueces.

Quiero detenerme en la observación del accionar del peronismo cuando  le tocó actuar en situaciones  como las que hoy nos preocupan.
Hoy, con la coyuntura en que vivimos que une una pandemia terrible con las tratativas para honrar la deuda con el F.M.I. y una crítica realidad económica.con todo esto ¿era necesario introducir un elemento tan irritante como la expropiación de una empresa privada en el centro de estas tratativas?
La respuesta fue contundente:  manifestantes con un banderazo en Avellaneda (Santa Fe, sede central de  Vicentín) rechazando la intervención del gobierno,  cacerolazo en Buenos Aires con el mismo fin,todo ello configurando un rechazo unánime a la expropiación.
Lamentablemente, la experiencia del peronismo y los doce años de kirchnerismo en el poder nos descubre sus vaivenes con respecto a este tema: estatización de los ferrocarriles y luego  la  privatización  nuevamente, la  privatización de Y.P.F., para luego estatizarla y después .privatizarla una vez mas. Aerolineas Argentina,  la privatizaron y la  estatizaron en otro pase de factura, etc.
Pero no nos puede  sorprender todo esto.
Hace ya muchos años en una de las paredes del Mercado de Liniers se leía una consigna que decía: «Haga Patria, mate a un ganadero».
Pero, donde beben todos los teóricos del kirchnerismo? es en la letra de la canción fundacional del peronismo:
  …………………..COMBATIENDO EL CAPITAL…………..
En definitiva,una vez mas, los malos políticos aprovechan la coyuntura para  beneficio propio.
Miguel Ángel Niccolini

Comentarios de Facebook

Comentarios