¿OTRA VEZ LOS MAPUCHES?

La primera noticia del  día  16 de octubre de 2020, es  que un grupo de individuos autoproclamados mapuches, usurpan y ocupan una propiedad privada en el Foyel en cercanías de Bariloche, alegando que hace 40 años  un fallo judicial los perjudicó ya que en dicho fallo no se tuvieron en cuenta sus derechos de propiedad sobre el mismo, incluso sabiendo que era un reclamo ancestral mapuche.  Por eso lo  tomaron y ocuparon.

Informada de esto, la Ministra de Seguridad Sabina Fredy dijo que una toma de terrenos no es un problema de seguridad sino del ministerio de Bienestar Social.
¿ Cómo es posible  que un delito como es apoderarse de una propiedad  privada adquirida por alguien que lo hizo legalmente, sea esbozando como argumento que tienen una necesidad imperiosa de poseer una vivienda además de tener, por ser mapuches, derechos ancestrales?
Menos  mal que de una parte del gobierno hubo  una respuesta correcta en boca de Berni diciendo que «un delito no deja de serlo hasta que el que delinquió esté preso».
No hay mayor sustento de una sociedad organizada que el derecho a la propiedad privada adquirida legalmente, muchas veces conseguida luego del trabajo consuetudinario de todo el grupo familiar.
¿No es «tomarle el pelo» a todos estos ciudadanos cuando ven que de «prepo» usurpadores  exigen y les conceden sus pedidos o parte de  ellos ?

Digámoslo de una vez: los mapuches  NO SON  un pueblo originario de Argentina. Pueblos  originarios son aquellos que cuando llegaron los europeos a América en 1.492  ya estaban ocupando las tierras  que hoy reclaman, como los Aztecas y los Mayas en Méjico y los Incas en Perú. Los mapuches recién  se instalaron en nuestra Patagonia en 1834. El pueblo originario más numeroso eran entonces los Tehuelches. Recordemos que Dante Quinterno, en 1928 cuando crea ese inolvidable personaje, Patoruzú, lo imagina como  cacique Tehuelche, dueño de media Patagonia.

La fecha exacta de 1834 es el 9 de septiembre, en que podemos considerar que, a partir de ella, hay una presencia  permanente de los Mapuches en Argentina. Esta fecha es del día en que al mando del cacique Calfucurá masacran a los caciques y capitanejos de  las tribus a quienes habían convocado a una reunión en Masallé, sitio próximo a Carhué, para organizar el tráfico, sobretodo, de hacienda vacuna a Chile que intercambiaban por vituallas de todo tipo, desde armas, bebidas alcohólicas, yerba, azúcar, tabaco y telas, etc. No olvidemos, por supuesto, a las desgraciadas cautivas que llevaban a sus toldos y las sometían a  toda clase de vejámenes.
Desde esa fecha, Calfucurá,  hasta el 4 de junio de 1873 en que fallece a los 83 años en Salinas Grandes de Hidalgo, es  llamado «Emperador de las Pampas» por su poder sobre las demás tribus indígenas. Había  nacido en Llaima, Araucanía chilena.  Destaquemos que fue el abuelo de Ceferino Namuncurá, nuestro primer santo patagónico.
Miguel Ángel Niccolini

Comentarios de Facebook

Comentarios