EL DEBATE

En el transcurso de pocos días atrás, en Maza se llevó a cabo un debate, mas que interesante. Reaccionó el pueblo ante una refacción, necesaria, en la que fue la vivienda del doctor Loyarte.  Originalmente fue levantada para su residencia personal por el  constructor (Blanco?) cuyas iniciales, de nombre y apellido,  están grabadas en la puerta de la entrada principal.

Para realizar el arreglo se demolió la cornisa, de lo que fue la galería original, de la fachada este.  Por ella  se salía al parque o jardín exterior. Esta galeria  cuando se la refaccionó, para que funcionara el Jardín de Infantes, se cerró para ampliar el que era el lugar de estar. Este trabajo fue realizado por Juan Carlos Labin.  Destaquemos que esta obra no afectó en  nada las fachadas principal y lateral.
Pero  llegó el año 2021. En la necesidad de reparar la cubierta (techo) y para simplificar el trabajo se destruye la cornisa y como consecuencia quedan a la vista la nueva tirantería de madera y las chapas galvanizadas, cuando se renovó el techo,,que marcan su presencia disonante con la arquitectura de la casa.
Y aquí viene la pregunta. ¿Puede alguien tomar  el atrevimiento de modificar lo que uno u  otros llevaron a cabo, en este caso una obra única e irrepetible de arquitectura?
¿Puede un impresor modificar a su gusto una obra literaria que le lleva su autor para imprimir?
Perdón mi auto referencia y la de mi colega, arquitecto Osvaldo Ángel Zeni, ya fallecido. Somos los autores del proyecto del edificio  del Colegio Secundario. Por eso me pregunto: ¿Quién fue el que autorizó, decidió y permitió modificar la fachada Norte del edificio?  ¿Cómo se atrevió a no respetar lo decidido por sus proyectistas y que había sido elegido y aprobado por el Concejo  de Administración del Instituto entre dos proyectos presentados?
 Cuando aprendamos a respetar y no modificar la obra de todo tipo, sea arquitectura, pintura, literatura, música, cinematografía, etc. comenzaremos a ser un pueblo al que no solo le interesa su bienestar físico sino que también valora el pasado, sus costumbres, sus tradiciones, etc. y aspira a su crecimiento.
Y Maza me llena de orgullo porque se preocupa por todo aquello que es parte de su acervo cotidiano, cultural y tradicional.
Y lucha por preservarlo.
Miguel Ángel Niccolini

Comentarios de Facebook

Comentarios